Estudio libro de Nehemías (2da Parte)

Nehemías 1.6-11 Esté ahora atento tu oído y abiertos tus ojos para oír la oración de tu siervo, que hago ahora delante de ti día y noche, por los hijos de Israel tus siervos; y confieso los pecados de los hijos de Israel que hemos cometido contra ti; sí, yo y la casa de mi padre hemos pecado. En extremo nos hemos corrompido contra ti, y no hemos guardado los mandamientos, estatutos y preceptos que diste a Moisés tu siervo. Acuérdate ahora de la palabra que diste a Moisés tu siervo, diciendo: Si vosotros pecareis, yo os dispersaré por los pueblos; pero si os volviereis a mí, y guardareis mis mandamientos, y los pusiereis por obra, aunque vuestra dispersión fuere hasta el extremo de los cielos, de allí os recogeré, y os traeré al lugar que escogí para hacer habitar allí mi nombre. Ellos, pues, son tus siervos y tu pueblo, los cuales redimiste con tu gran poder, y con tu mano poderosa. Te ruego, oh Jehová, esté ahora atento tu oído a la oración de tu siervo, y a la oración de tus siervos, quienes desean reverenciar tu nombre; concede ahora buen éxito a tu siervo, y dale gracia delante de aquel varón. Porque yo servía de copero al rey.


Los setenta años de cautiverio que vivieron los israelitas no fueron tan difícil como los años que estuvieron en Egipto.

La estrategia que ha usado el enemigo para dormir la iglesia es la estrategia de la complacencia. Nos hemos olvidado de Dios, ya que estamos en nuestra zona de conformidad.

De igual manera le pasó a ellos, estaban bien en Babilonia y algunos no quisieron regresar a Jerusalén, ya que estaban cómodos allí.

Los dos pasajes a continuación nos muestran la diferencia entre los que estaban en cautiverio y de los que regresan del cautiverio.


Salmos 137 - Lamento de los cautivos en Babilonia.
Lamento de los cautivos en Babilonia
137 Junto a los ríos de Babilonia,
Allí nos sentábamos, y aun llorábamos,
Acordándonos de Sion.

2
Sobre los sauces en medio de ella
Colgamos nuestras arpas.

3
Y los que nos habían llevado cautivos nos pedían que cantásemos,
Y los que nos habían desolado nos pedían alegría, diciendo:
Cantadnos algunos de los cánticos de Sion.

4
¿Cómo cantaremos cántico de Jehová
En tierra de extraños?

5
Si me olvidare de ti, oh Jerusalén,
Pierda mi diestra su destreza.

6
Mi lengua se pegue a mi paladar,
Si de ti no me acordare;
Si no enalteciere a Jerusalén
Como preferente asunto de mi alegría.

7
Oh Jehová, recuerda contra los hijos de Edom el día de Jerusalén,
Cuando decían: Arrasadla, arrasadla
Hasta los cimientos.

8
Hija de Babilonia la desolada,
Bienaventurado el que te diere el pago
De lo que tú nos hiciste.

9
Dichoso el que tomare y estrellare tus niños
Contra la peña.


Isaías 35:10

Isaías 35:10Reina-Valera 1960 (RVR1960)
10 Y los redimidos de Jehová volverán, y vendrán a Sion con alegría; y gozo perpetuo será sobre sus cabezas; y tendrán gozo y alegría, y huirán la tristeza y el gemido.



(v.6) Nehemías era un hombre piadoso. Se ve como parte del problema. Era un líder excelente, se ganó el valor del pueblo, al hacerse parte de la situación.

(v. 7) El entiende que lo ellos estaba pasando como pueblo es a consecuencia de que el pueblo se corrompió.

[Todos los grandes imperios se han caído cuando se han corrompido, ya sea económica o moral]

Corromper aquí significa que se olvidaron de los preceptos de Dios, de hacer lo que tenían que hacer.

Nehemías era un hombre secular, pero nos deja ver que conocía la palabra de Dios, que conocía los mandamientos, los preceptos, que sabía muy bien lo que dice la palabra y lo que había que hacer.

[En Levítico 26 (igual lo vemos en Deuteronomio 7:12-24; 28:1-4) vemos las Bendiciones de la obediencia. Así como las Consecuencias de la desobediencia (ver también en Deuteronomio 28:15-68)
Podemos ver que le recalca en cuatro ocasiones, ver los versículos 14, 18, 23 y 27.
El versículo 33 probablemente a esto es lo que se refiere Nehemías.
Dios nos bendice.
Lo que le pasa al pueblo es a consecuencia de lo que dejaron de hacer.
En el versículo 34 vemos como el pecado de nosotros daña aún nuestras tierras.
Las generaciones pagan las consecuencias de los errores de las generaciones anteriores.
Nuestra desobediencia afecta a muchas personas.]

Es importante sacar tiempo con la familia para leer y escudriñar la palabra.

Nehemías sabía que la palabra hablaba de que iba a haber un regreso; él creía en el retorno del pueblo a su tierra. (Deuteronomio 30:1-5) Y él se lo reclama a Dios.

(v. 10) redimir - significa salvar, restaurar, perdonar.
Nehemías le dice a Dios: ellos son tu pueblo los cuales compraste, restauraste. De esclavitud a bendición.

(v. 11) Hemos visto que Nehemías estaba dispuesto a ser usado por Dios. El buscó la dirección de Dios.

Dios nos ha dado a cada uno una tarea, un don y todos sabemos para qué Dios nos ha llamado. Por lo tanto, lo que Dios te ha enviado a hacer, hazlo.

Nehemías sabía desde un principio que él tenía que regresar para reconstruir los muros, pero él no estaba adelantándose a Dios, él lo puso en oración.

Tenemos que hacer como Nehemías: Mantenernos en oración y pedir guianza.


REPASO:

1. ¿Cuál era el estado de la muralla de Jerusalén y sus puertas? (v. 3)
Estaban quemadas y los muros en escombros.
2. ¿Qué hizo Nehemías cuando se enteró del remanente que sobrevivió al exilio y sobre la condición de Jersusalén? (v. 4)
Lloró, hizo duelo y ayuno.
3. ¿ Qué confesó Nehemías en su oración? (v 5-7)
Los pecados de él y del pueblo
4. ¿ Que pidió Nehemías a Dios que recuerde? (v-8-9)
Las promesas que le había hecho al pueblo


 
www.evangelizacionextrema.com © 2014 | (Derechos Reservados) 2014.,